Blackrabbitsmo: La masacre del día del conejo

…anteriormente

            Desde que era pequeño el 30 de Enero siempre había sido una fecha importante para él. Un lustro atrás, en esas mismas fechas habría preparado el conejo asado a la forma tradicional. Era el único día del año que estaba permitido comer conejo según las creencias blackrabbitstas, según las cuales el Conejo se funde con todo aquel que lo consume. Sin embargo, ahora seguía las tradiciones reestructuralistas. Para ellos estaba prohibido consumir conejo siempre, sin excepción. Ricardo echó un vistazo al horno donde un pastel de zanahoria estaba casi listo

            Encendió la televisión para ver los programas típicos de esas fiestas. El plato que sujetaba se le cayó de las manos al ver las primeras imágenes. Cientos de personas estaban siendo evacuadas de los salones anexos a la madriguera de San Julián donde se celebraba la tradicional cena del advenimiento del Conejo Negro de la Iglesia Blackrabbitsta. El titular no dejaba lugar a dudas:

INTOXICACIÓN EN EL GRAN BANQUETE CONEJIL. SABOTAJE ALIMENTARIO.

            La reportera trataba de contener los nervios ante la situación que estaba cubriendo.

—El sumo pontífice fue el primero en ser evacuado —dijo la reportera mientras los afectados eran evacuados a su alrededor—. Bernardo II se encuentra en estado crítico en el Hospital del Sagrado Pelaje. Según nos informan fuentes oficiales por el momento hay treinta y dos muertos y más de cien intoxicados de diversa gravedad. Se especula que alguien ha podido envenenar los conejos que fueron consumidos en la cena tradicional de esta festividad conejil. Se recomienda no consumir conejo hasta que sea verificado si se trata de un ataque puntual o el alimento este corrompido desde su origen. De momento el equipo responsable del catering ha sido retenido hasta que se esclarezca lo sucedido, con la excepción de dos de sus miembros que salieron antes de que los invitados comenzaran a sentir los primeros síntomas. Ahora la policía está tratando de dar con ellos.

            Alguien aporreó la puerta haciendo que Ricardo volviese en sí. Se quedó parado muerto de miedo. Una nueva secuencia de golpes hizo temblar la puerta.

—Abre Ricardo, soy yo —dijo una voz familiar.

— ¿Alejandro, eres tú? —preguntó creyendo reconocer a quien esperaba al otro lado.

—Claro. Abre rápido.

            Ricardo abrió la puerta. El hombre que esperaba al otro lado no tenía nada que ver con el líder espiritual al que siempre acompañaba difundiendo la nueva palabra del Conejo. El rostro de Alejandro estaba oculto tras una capucha. Parecía nervioso y desesperado. Atravesó la puerta sin miramientos cerrando tras de sí con mucha premura.

— ¿Que  ha pasado? —preguntó temiendo la respuesta.

—Ricardo, tienes que ocultarme aquí por un tiempo, he hecho algo horrible, pero necesario.

 

continúa…

FacebookTwitterWhatsAppShare

5 thoughts on “Blackrabbitsmo: La masacre del día del conejo

  1. Me ha encantado, la idea es genial (me suena de algo, pero así nos hace reflexionar a más de uno acerca del tema) y la intriga que imprimes al relato es admirable, me ha gustado mucho tu estilo una cosa estoy seguro que nadie podrá decir y es que es aburrido o que se hace pesado de leer. A ver cuando sacas la siguiente secuela. Gracias por compartir este relato para los afortunados que lo hemos encontrado. Saludos y espero que hasta pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *