Blackrabbitsmo: La huida del líder

…anteriormente

Frente al televisor, los dos compañeros permanecían callados y nerviosos. No había ningún canal que no estuviera tratando la noticia con corresponsales o mediante tertulias, las cifras iban creciendo por cada actualización.

– …seguimos informando desde uno de los hospitales de campaña que ha tenido que improvisarse en el parque Quinta de los Molinos, cerca de la catedral, donde se atiende directamente a los afectados…

– …fuentes del ministerio de ciudadanía elevan la cifra de muertos a 78 personas dos horas después del primer informe oficial, hay indicios de envenenamiento también en la bebida proporcionada para el evento…

– …según sabemos, el suministro de agua corriente ha sido cortado por las sospechas de que haya sido utilizado como herramienta para realizar un posible ataque terrorista…

Por fin Ricardo apagó la televisión. El silencio que siguió se volvió incómodo pero necesitaba alguna respuesta. Hacía mucho tiempo que ayudaba a Alejandro en la lucha por la verdad. Es difícil tener una vida normal teniendo que ir siempre contra corriente. La iglesia blackrabbitsta sin hacer mucho ruido, con el perfil bajo que le caracteriza, se había metido en la vida de millones de personas. Les proporcionaba educación, vivienda y comida, pero no en forma de limosna, estaban estructurados y controlaban el sector agrícola allá donde estuvieran, incluido en los mayores graneros del este de Europa. No parecía un sector clave cuando empezaron a realizar grandes inversiones  y adquisiciones, la medicina, las comunicaciones y el ocio acaparaban el foco del progreso y la investigación. Pero cuando el mundo pasó de los 18 mil millones de personas las prioridades cambiaron…Entonces el equilibrio de poder empezó a tambalearse y en el gran juego de la geopolítica mundial no hacía falta poder vencer a tu enemigo, bastaba con que se muriera de hambre.

La mirada de Ricardo estaba dejando de ser tan respetuosa como lo era siempre, se estaba transformando por la ansiedad. No podía creer que Alejandro estuviera involucrado, a pesar de confabular cientos de veces contra intereses oficiales esto era demasiado grande como para asumirlo por su conciencia.

– Alejandro, por favor. Sabes que siempre puedes confiar en mi. Sé que has estado bajo mucha presión estos últimos meses, que me has apartado de tu trabajo del día a día sin muchas explicaciones. ¡Yo mismo estaba presente en las reuniones del grupo reestructuralista de liberación! Pero esto que ha pasado requiere de ayuda, la madriguera blackrabbitsta no va a dejar títere con cabeza y parece evidente por donde van a empezar….¿Cómo se te ha ocurrido implicarte en esto?

Cada silencio servía para que Ricardo repasara mentalmente el flujo de llamadas que se estarían haciendo ahora mismo. La iglesia oficial tenía otro mecanismo de control tan influyente como el abastecimiento del 90% de la población: ofrecía trabajo. Muchos fueron los aspectos que influyeron en la eliminación de la mano de obra como recurso necesario: la tecnología trajo automatización y eficiencia, la investigación genética menos necesidades pero sobre todo, la superpoblación. Con las necesidades alimentarias cubiertas y con pocos recursos no era necesario hacer otra cosa aparte de rezar y seguir engendrando, como así rezaban los mandamientos conejiles. Trabajar no era necesario y sin embargo es una de las cosas más deseadas por la gente, es una meta que poder cumplir en una vida sin más aspiraciones, una especie de club elitista donde pocos podían ingresar, trabajar te daba estatus, podía ser la diferencia entre ser y no ser nadie. Estos trabajos, inventados e improductivos, formaban una red por todo el tejido de la sociedad.

– Tienes que ayudarme -dijo Alejandro.

– Te ayudaré.

– También tienes que creerme, no tengo nada que ver con eso que ha salido por la televisión, no sé nada de esta maldita intoxicación. ¡Tienes que creerme!

continúa…

FacebookTwitterWhatsAppShare

2 thoughts on “Blackrabbitsmo: La huida del líder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *